Mas de 30 mil salmones se escaparon de centro de cultivo en la comuna de Calbuco

salmones se escaparon de centro de cultivo en la comuna de Calbuco

salmones se escaparon de centro de cultivo en la comuna de Calbuco

Terreno en Cochamó

• La empresa no ha informado a Sernapesca de la fuga de las especies que estaban listos para la cosecha.
• Un forado de dos metros se generó en una jaula a 10 metros de profundidad por donde salieron los peces.

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura confirmó que durante la tarde de este lunes, ocurrió un escape de salmones en el centro Huito, en la comuna de Calbuco, región de Los Lagos, de la empresa Salmones Aysén.

Lo anterior se debió a un forado que presentó la red de la jaula de dos metros a una profundidad de 10 metros en un hecho que se produjo en la jaula 104, donde se encontraban 32.485 peces declarados en el sistema de información para la fiscalización de la acuicultura (SIFA).

Eduardo Aguilera director regional de Sernapesca explicó que “ayer a través de redes sociales se habló de una abundante presencia de salmones en el canal Huito, en la comuna de Calbuco. Se procedió a una fiscalización conjunta entre funcionarios de Sernapesca con la armada, corroborando que se trataba de un escape de un centro de cultivo de la empresa salmones Aysén”.

Funcionarios de Sernapesca y Autoridad Marítima, fueron hasta el centro en cuestión, donde pudieron confirmar el daño estructural a través de fiscalización realizada con el robot subacuático (ROV). Al momento de la fiscalización la empresa aún no recuperaba ningún salmón.

El centro Huito tiene 696.000 peces aproximadamente de salmón coho, de peso promedio 3.1 kgs habiendo dado inicio al proceso de cosecha el día 29 de septiembre. El centro activó plan de contingencia instalando redes de cosecha fuera de la jaula afectada.

Aguilera agregó que “los salmones que sean recapturados van a ir a parar a vertedero, debido a que no están aptos para el consumo humano, puesto que se ha perdido la cadena de producción y su inocuidad”.

 


Por: Pablo Barría

Print Friendly, PDF & Email
Terreno en Cochamó